lunes, 8 de febrero de 2010

INSTANTES




Le implore al destino
Que me diera su palabra
Que en el día del mañana
Continuaría aún con vida
Obteniendo un silencio
Como mi única respuesta
A aquella vana pretensión
Así que a partir de allí
Comencé a considerar
Mi propia vida sin excepción
Como un mero instante
Al cual tengo en mis manos
En este mismo momento
Sin saber lo que sucederá
En otros sucesivos instantes
Siendo todos irrepetibles
En esta vida efímera al fin.

08/02/10.