sábado, 8 de enero de 2011

EL CREADOR Y LA CREACION




Ebrio estaba finalmente
Al contemplar la exquisitez
De la creación en sí
De manos de un misterioso Creador
¿Quién era este pues?
Me preguntaba incesantemente
Cuando mudo de asombro estaba
Una y otra vez
Al saber una sola verdad
Que la creación es apenas una sombra
De aquel quien es Su creador
No inconmensurable es la diferencia
Siendo entonces Su misericordia
De no poderle ver directamente
Mi mayor bendición
Pues perdería todos los sentidos
En un estado de éxtasis y frenesí
Llegando a la locura
Sin cura alguna
Hasta desfallecer
Por contemplar lo prohibido.
08/01/11.