martes, 8 de febrero de 2011

DERREDOR




No podía caminar a mi derredor
Sin encontrarte en todas partes
En aquella flor a mi izquierda
En el canto del mismo ruiseñor
En el aroma de las rosas
En el sonreír de la luna menguante
En la majestuosidad del cielo
Hasta que finalmente
Sin poder seguir mi narración
Me olvide de mí mismo y del tiempo
Para contemplarte continuamente
Cerrando mis ojos
En un idilio sin fin de amor
Que carece de paragón.
08/02/11.


1 comentario:

sahamoddin dijo...

bello, bello, bellisimo. no se cuantos poetas han dedicado sus inspiraciones a Dios, los conceptos esprituales y este mundo efimero bajo los principios de a revelacion de la Bellez de Abhá. pero las inspiraciones de Dr. Sahbá me parecen muy valiosas para su proposito.