lunes, 12 de marzo de 2012

TABERNA






Contaba las horas para retornar nuevamente a aquella taberna
En medio de la noche para embriagarme de amor una vez más
Mientras te contemplaba a Ti, tal cual como una firme estrella
En frente de mí, aunque no estuvieras presente, en aquel acto
¡Cuánto te extraño,  Amado de mi Corazón!, yo, la nada misma
Una sombra, mientras que Tú eres aquel Sol, todo lo que tengo
Y ansío tener, hoy, mañana y para siempre, si así Tú lo deseas.
12/03/12.