viernes, 19 de febrero de 2010

LAPIDA




Viajando a través del tiempo
Me detuve muy al frente
De aquella futura lapida
Que intuí pertenecía a ti
Y me dije a mi mismo:
¡Que gloria descansara sobre ti!
He aquí aquel espíritu del Señor
Que entrego hasta su último aliento
Para lograr el contento y agrado
Del Bienamado mismo
En este mundo estrecho
Del cual ya no pertenece
Para ahora estar libre
Y poder así volar por doquier
Ojala pueda seguir tus pasos
Ojala pueda emularte
Y volar y volar
Tal cual como tú.
19/02/10.