jueves, 21 de enero de 2010

VENTANA




Abrí sigilosamente la ventana
En lo más profundo de aquella noche
Para contemplar al propio universo
Y cuán grande fue mi sorpresa
Al no divisar un principio y un final
Así que con total respeto y asombro
De contemplar semejante proeza
De manos de un Creador único
Más allá de todo entendimiento
Cerré la ventana y baje la cortina
Disponiéndome entonces a dormir.
28/11/09