viernes, 8 de enero de 2010

DESVALIDO




Comprendí lo débil que soy
En medio de aquella travesía
Cuando el sueño me embargo
El hambre y la sed me detuvo
La fatiga y el cansancio me redujo
A un mero cuerpo suplicante
En medio del suelo mismo
Quieto y en agonía
Suplicando por descanso
Por un sorbo de agua
Algún simple alimento
En ese momento fue cuando supe
Cuan débiles somos
Cuan desvalidos somos
Y cuan ingenuos parecemos
Cuando pensamos en la vanagloria
En el orgullo y en la ilusión
De que somos algo
Cuando no somos nada
Más que necesitados
De cuidado, comida y bebida
Descanso y protección
Quedando en bien en claro
 Quien es el débil
Y quien es el fuerte
Nuestro Creador Todopoderoso
Quien nos provee a todos.

21/11/09