domingo, 31 de enero de 2010

SAGRADO




Guarda aquella flecha sagrada
En la que un día memorable
El Bienamado en persona
Hirió tu corazón mismo
Atravesándolo completamente
Mientras tú te encontrabas
En actitud de oración
Suplicando con toda tu alma
Ser uno más de Sus amantes
Hasta que finalmente lo lograste
Y fuiste herido mortalmente
En el centro de tu corazón
Por la flecha de Su amor
Para morir a lo efímero y fugaz
Y nacer en el espíritu
Siendo declarado por Él
Con total orgullo
Como uno más de Sus Amantes
Presto a Su Servicio.
31/01/10.