viernes, 8 de enero de 2010

LA PLUMA Y EL ESCRITOR




Meditando sobre la gloria del más allá
Y decidido a componer una poesía
Para ensalzar aquella dimensión
Escuche como mi pluma me recriminaba
Al querer plasmar y ensayar
En un vano intento y fútil esperanza
De describir a aquello
Que no se puede describir
De plasmar tan siquiera en un ápice
Lo que no se puede plasmar
Quedando así en claro
Mi incompetencia e ignorancia del tema
Y la sabiduría de la pluma
Que aunque en apariencia parecía débil
Supo darle una lección a este escritor.
20/11/09