miércoles, 27 de enero de 2010

OBSEQUIO




Quise darte un obsequio
Digno de tu persona
Y pensé en un ramo de flores
Pero luego reflexione
Que todas ellas morirán
Para perder sus colores
Atractivos y perfumes
Así que al final consideré
Que el mejor obsequio sería
Olvidar aquel asunto
En una clara alusión
A que no hay nada
En este fugaz mundo
Efímero en su esencia
Que haga clara justicia
A tu exaltada Estación
Santificada de tiempo
Todo espacio y lugar.
28/01/10