sábado, 23 de enero de 2010

VOLAR




El Bienamado me invito a volar
Muy gentilmente junto a Él
Así que lo intente una y otra vez
Pero me fue todo en vano
Hasta que al final decepcionado
Le pedí mis infinitas disculpas
A lo que Él me miro y me dijo
Que ciertamente lo podía hacer
Entonces descubrí una gran carga
Sobre mis hombros incurvados
Era el peso de mis bajas pasiones
Y deseos egoístas tal cual piedras
Así que arroje todo tras de mí
Y ahora libre y ligero en espíritu
Volé y volé a las alturas celestiales.
21/12/09