sábado, 9 de enero de 2010

PREOCUPACION




Preocupado por lo que  sucediera
En el devenir del día de mañana
Acudí a la taberna del Bienamado
A Embriagarme finalmente
Con el vino del desprendimiento
Para pronto descubrir al rato
Que no me importaba ya nada
Ni el mundo ni toda su pompa
Solo anhelaba el agrado mismo
Del propio Bienamado en sí.
26/11/09